Acerca de Rob

Durante mucho tiempo, y mucho antes de escribir El plan de tu alma,había estado buscando, infructuosamente, el significado más profundo de mi vida.

Un punto de inflexión personal

En 2003, mi búsqueda dio un giro nuevo y sorprendente cuando decidí consultar a un medium. Aunque tenía una fuerte creencia en Dios, nunca (por lo que sabía) había experimentado directamente lo metafísico. Investigué médiums y seleccioné a alguien con quien me sentí cómodo.

Mi sesión con la medium se llevó a cabo el 7 de mayo, 2003. Recuerdo la fecha exacta porque ese día mi vida cambió. Le conté muy poco a la médium sobre mí, describiendo mis circunstancias solo en términos generales. Ella me explicó que cada uno de nosotros tiene guías espirituales, seres no físicos con quienes planeamos nuestras vidas antes de la encarnación. A través de ella pude hablar con la mía. Sabían todo sobre mí, no sólo lo que había hecho sino también lo que había pensado y sentido. Por ejemplo, se referían a una oración específica que había expresado a Dios unos cinco años antes. En un momento particularmente difícil, yo había orado: "Dios, no puedo hacer esto solo. Por favor envíame ayuda ". Mis guías me dijeron que me había brindado asistencia adicional no física. "Tu oración fue respondida", dijeron. Yo estaba asombrado.

Ansioso por comprender el sufrimiento que había experimentado, les pregunté a mis guías sobre los principales desafíos que había enfrentado. Explicaron que había planeado estos desafíos antes del nacimiento, no con el propósito de sufrir, sino por el crecimiento que conllevaría. Esta información me conmocionó. Mi mente consciente no sabía nada de planificación prenatal, pero intuitivamente sentí la verdad en sus palabras.

Aunque no me di cuenta en ese momento, mi sesión con la médium desencadenó un profundo despertar espiritual en mí. Más adelante llegué a entender que ese despertar fue realmente un recuerdo, un recuerdo de quién soy como alma eterna y, más específicamente, de lo que había planeado hacer en la Tierra.

Recorriendo un camino nuevo

Me obsesioné leyendo sobre espiritualidad y metafísica. Mientras leía pensaba a menudo sobre la planificación prenatal. Toda mi vida había considerado mis retos como sufrimientos sin sentido. Si hubiera sabido que había planeado mis desafíos, los habría visto con un propósito enriquecedor. Ese conocimiento por sí solo habría aliviado mucho mi sufrimiento. Y si también hubiera sabido por qué los había planificado, podría haber aprendido conscientemente las lecciones que ofrecían.

Durante este período de intenso estudio y exploración interna, conocí a una mujer que es capaz de canalizar su alma y que aceptó dejarme hablar con su alma sobre la planificación prenatal. No tenía conocimiento sobre canalización y me sorprendió cuando entró en trance y otra conciencia, claramente distinta de la suya, comenzó a hablar a través de ella. Hablé con su alma durante quince horas en el transcurso de cinco reuniones.

Estas conversaciones fueron emocionantes. Verificaron y complementaron mi lectura y estudio. Su alma me contó en detalle sobre su propia planificación antes del parto: los diversos desafíos que se habían discutido y las razones por las cuales algunos fueron seleccionados. Aquí tuve una confirmación directa y específica de un fenómeno del que muy pocas personas eran conscientes. Debido a que el dolor en mi vida me había hecho extremadamente sensible y estaba intensamente motivado para aliviar el sufrimiento de los demás, estaba emocionado por la curación potencial que una conciencia de la planificación prenatal podría aportar a las personas. Sabía que la información que había descubierto podría aligerar su sufrimiento e imbuir sus desafíos con un nuevo significado y propósito. Como resultado, decidí dedicar mi vida a escribir y hablar sobre el tema de los planes de vida.

Escribendo los libros

Trabajando estrechamente con varios médiums y canalizadores, he explorado los planes previos al nacimiento de muchas personas. He aprendido que los eventos en sus vidas no son aleatorios ni arbitrarios, sino que forman parte de un plan sabiamente concebido e intrincado, un plan que ellos mismos diseñaron valientemente. También he aprendido que las almas a menudo seleccionan desafíos muy diferentes por razones similares. Por lo tanto, puede escuchar las motivaciones de su alma en la historia de alguien cuya vida, al menos en la superficie, es muy diferente de la suya. En El Plan de tu Alma y El Don de tu Alma te ofrezco las historias de vida y planes previos al nacimiento de veintidós almas valientes.

Creo que estas historias responden a nuestro sincero y universal anhelo de saber. . . ¿por qué?

 

El gran avatar indio Sai Baba, justo antes de aceptar una copia de El Plan de tu Almaa través de mi amigo Ted. Estoy muy agradecido por esta maravillosa bendición.